Ella es Sophia, el primer robot con ciudadanía