Lagartija: confusión y mordidas en la competencia