Natalia Imeri demuestra que un cromosoma más no es un límite

No existen límites, cada quien se los pone. Natalia, una adolescente de 12 años con Síndrome de Down, muestra que no hay límites ni diferencias al vivir y desarrollarse con un cromosoma extra.

También te interesará ver...