Othmar Sánchez: El que nada debe nada teme